Ntra. Sra. Virgen de Monserrate / Monumentos Orihuela | Comunidad Valenciana


Imágenes

Descripción

Entre los monumentos de Orihuela, destacan las imágenes que son veneradas como patronas canónicas, al igual que la Ciudad de Sevilla a las Santas Justa y Rufina, y desde el año 1633, se une en calidad de Co-Patrona de Orihuela, la Sagrada y Venerada imagen de María Santísima de MONSERRATE.

También es de destacar que la Imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno, es considerado Patrón Popular.

Historia y leyenda de la Santísima Virgen de Monserrate

Entre la leyenda, la cultura y la historia con sus monumentos históricos, sigue actualmente celebrándose cada 8 de septiembre las Fiestas en Honor a la Santísima Virgen de Monserrate, que no de Montserrat, de lo que hablaremos más adelante.

Tal como asevera el historiador oriolano, Ernesto Gisbert y Ballesteros, los datos sobre el origen de la Virgen de Monserrate en Orihuela son dados a la leyenda, más que a la historia. Cuenta esa leyenda que la imagen de la que sería Patrona de Orihuela, antiguamente conocida como Virgen de la Puerta, era venerada en la también legendaria Iglesia de San Julián, siendo traída a Orihuela por San Trifón, discípulo del Apóstol Santiago el Mayor, en época visigoda. Tras la invasión de los árabes en el año 711, se cumplió la firma del pacto de Teodomiro mediante el cual se respetaría el culto cristiano en Aurariola. Una vez, dejó de cumplirse el mencionado tratado y por temor a que la imagen venerada fuese pasto de las manos musulmanas, se decide por parte de los cristianos del lugar guardarla bajo una campana en la peña oriolana. Una vez finalizado el periodo de dominación musulmana, la mayoría de los estudiosos dicen que encontramos fuentes de mayor veracidad; es entonces cuando al parecer, similar a los hechos acaecidos en otras poblaciones, se aparece la Sagrada imagen de Ntra. Sra. de Monserrate.

Según la historia y nuestra cultura tras el toque continuo de una campana durante tres días, en lo que aún hoy es considerado el lugar o cueva denominada del Hallazgo, siendo el año 1306.

La descripción de la imagen en el momento de su aparición es la siguiente convirtiéndola en uno de los monumentos principales de Orihuela: “La imagen de la Virgen es de olivo incorruptible, de alzada 42 centímetros y está sentada en una silla, teniendo al ser encontrada un niño en su mano que tenía un pájaro entre sus dedos…”

En el año 1483, según cuenta el historiador José Montesinos, S. S. Sixto IV erigió la Muy Ilustre Cofradía de la Virgen de Monserrate, convirtiéndose en la actualidad en una de las más antiguas y de las pocas de Gloria que quedan en Orihuela. Asímismo, en el año 1886 se eligió Patrona del Regimiento de cazadores Nº 26 de caballería de Mallorca y en 1920 fue coronada Canónicamente.

Durante el periplo de la Guerra Civil, la imagen desapareció, según cuentan las crónicas, en una hoguera, aunque al parecer, se conservan diversos enseres del ajuar de la Virgen. Tras la guerra, se mandó realizar una imagen al escultor oriolano, José María Sánchez Lozano, quien utilizó la mascarilla, manos, y niño de una imagen antigua del siglo XVIII. La imagen fue de nuevo coronada, en el año 1959, por el que fue Obispo de la Diócesis de Orihuela, D. Pablo Barrachina y Esteban, para sustituir a la robada en el año 1936.

La Virgen de Monserrate es una advocación muy presente en el sur de la Diócesis de Orihuela, prueba de ello, es que resulta ser la patrona de localidades como Daya Nueva, Daya Vieja, Hurchillo, Torremendo, etc. Sin embargo, es en la ciudad de Orihuela, donde aparece esta advocación.

Descripción iconográfica

La nueva imagen es entregada en 1940 por el escultor oriolano José María Sánchez Lozano. Pero ya anteriormente, Sánchez Lozano realizó copias de la patrona de Orihuela, en 1923 para Dña. Antonia Raimundo Pardínez, y tras la Guerra Civil para otras colecciones privadas o para la iglesia parroquial de Daya Nueva en 1941 . También le fueron pedidas imágenes por la Caja de Ahorros de Monserrate, la cual ponía en cada una de sus sucursales unas imágenes de esta advocación, ya que de ella tomaba el nombre la Caja.

La representación de la que hablamos se trata de una imagen de talla completa de pequeñas dimensiones. Al resultar una copia de la antigua patrona perdida en el conflicto del año 36, la imagen es una Virgen sedente y coronada siguiendo los cánones góticos de trono de Cristo-Dios y trono de la sabiduría o Kiriotissa, o como hacedora de la Victoria, en clara referencia a la herencia escultórica románica; pero a la vez se nos presenta como la Madre de Dios (Theotokos) y esto se manifiesta en que Cristo ya no está sentado en las rodillas de su Madre ocupando un lugar preeminente. Se trata de una imagen de transición al gótico y esto se advierte iconográficamente en la posición de los protagonistas.

En la imagen observamos que el Niño es sujetado por la Madre con su brazo izquierdo y estando sentado en su rodilla izquierda, presentando, por tanto, a María no ya como trono sino como una madre más. Vendría, en cierto modo, a retratar una imagen cotidiana de cualquier madre con su hijo, dando así una sensación de cercanía de María con su Hijo y de María con el Pueblo de la Iglesia. En el brazo derecho lleva un ramo de plata, con el que se hace alusión al símbolo mariano por excelencia, la flor.

Sin embargo, en este caso María no mira a su Hijo como sí hacen otras imágenes góticas como la Virgen Blanca de Toledo (S. XIII), la célebre Virgen Dorada (S. XIII) de la Catedral de Amiens o Santa María la Mayor (s. XV) de Burgos. Tampoco nos encontramos ante la situación de la Madona del Trono ancho del Schütgen-Museum de Colonia, en la que parece que María y su Hijo se miran el uno al otro pero realmente el Hijo mira al Cielo y María al horizonte. Esta misma representación iconográfica la encontramos en Orihuela en la Virgen de Gracia, del Museo Diocesano.

La Virgen de Monserrate con rostro inexpresivo mira al frente en contraste con la cara infantil de su Hijo quien esboza una sencilla sonrisa. Jesús está en actitud de bendecir a su Pueblo con la mano derecha y en la izquierda lleva el fruto de la Vida, que Cristo ofrece a su pueblo. A la vez se nos presenta a María como madre de la Iglesia y figurando ser María la nueva Eva de la que hace mención el Génesis. Volveremos a encontrar una imagen con disposiciones similares en la Virgen de las Huertas de Lorca (1942), también de José Sánchez Lozano.

La Virgen posee un importante número de trajes de muy distintas procedencias (donaciones, legados, etc.); asimismo, para su ornato posee diversas joyas y coronas. Entre ellas, sobresale la corona imperial que luce el día de su fiesta.

El culto a María de Monserrate estaba muy presente en la vida de la ciudad. De hecho, al inicio de las calles por las que se entraba a la ciudad existían pórticos o pequeños adoses arquitectónicos a modo de vitrina, en cuyo interior se hallaban pequeñas capillas con una imagen de la Virgen de esta advocación.

Durante el mes de mayo se celebran misas marianas (de forma extraordinaria), en las que las homilías versan especialmente sobre la figura de María en la Iglesia. Pero la fiesta de la Virgen de Monserrate por excelencia se celebra entre los días 6 de septiembre al domingo más próximo al 20 de ese mes.

El primer día, se realiza el traslado de la imagen desde su santuario hasta la S. I. Catedral donde presidirá durante su estancia la Capilla Mayor del templo. En estas dos semanas se celebra un novenario, un besa-manto y el día 8 la procesión tras la misa mayor de la Virgen celebrada por el Obispo de la diócesis. Curiosamente, la fiesta de las demás imágenes de esta advocación de la ciudad no se celebran el día 8, sino posteriormente.

Hacia la identidad religiosa

Una vez conseguida la identidad política tras la Sentencia Arbitral de Torrellas (1304) y el Tratado de Elche (1305), Orihuela se incorpora definitivamente a la Corona de Aragón, y desde 1308 pasa formalmente al Reino de Valencia. Se plantea ahora y principalmente tras los sufrimientos inflingidos por los murcianos durante la Guerra de los dos Pedros, la necesidad de una identidad y administración religiosa propia frente al vecino Reino de Murcia y frente a la Diócesis de Cartagena. En este contexto hay que considerar la leyenda de la aparición de la Virgen de Moserrate y el largo pleito por la consecución de un obispado propio.

El hallazgo de la Virgen de Monserrate

Según la tradición, la antigua imagen de la Virgen de la Puerta fue escondida por los mozárabes oriolanos, ante la prohibición islámica del culto a las imágenes. Tras la “Reconquista”, los cristianos, conocedores de la tradición, intentaron en vano localizarla. No fue hasta 1306, cuando el tañido de una campana durante varias noches consecutivas, permitió el hallazgo de la imagen de la Virgen, que apareció en una cueva bajo una campana. Al contar Orihuela con repobladores provenientes de distintas zonas, estos no se pusieron de acuerdo en el nombre que dar a esta advocación, los aragoneses propusieron El Pilar, los catalanes el de Monserrat y los valencianos el de Orito. Finalmente mediante sorteo se acordó el de Monserrat.

Esta denominación provocó un pleito entre el Monasterio Benedictino de Monserrat (Barcelona), al que se puso fin con la Bula del Papa Sixto IV, del 12 de Agosto de 1484, que acordaba la inclusión de una “e” al final en la advocación de Orihuela, que pasó así a denominarse definitivamente VIRGEN DE MONSERRATE.

El Pleito del Obispado

La pertenencia a distintos reinos, la existencia de distinta lengua y los agravios comparativos ocasionados por la administración episcopal murciana, originaron multitud de conflictos entre el Consell oriolano y el Obispado de Cartagena. Esta fue la causa de que Orihuela, ya en la segunda mitad del siglo XIV, iniciase toda una serie de reivindicaciones cuyo fin último era la consecución de un obispado propio, cuestión que no se consiguió de forma definitiva hasta 1565, bajo el reinado de Felipe II.

Principales festividades y protocolos

Las principales fiestas de Orihuela se institucionalizan en torno a 1400, después de la Guerra de los Dos Pedros. Algunas de ellas tienen un carácter general, común a los territorios de la cristiandad (Domingo de Ramos y Corpus Christi), mientras que otras tienen un fuerte componente identitario, como la Fiesta de la Reconquista y la Festividad de Ntra. Sra. De Monserrate. Todas ellas siguen un protocolo similar, donde el acto principal lo constituye la procesión cívico-religiosa, presidida por las autoridades civiles (Consell municipal bajo mazas) y religiosas (Obispo y Cabildo Catedralicio), acompañadas por asociaciones gremiales, cofradías religiosas, clero y pueblo llano.

Esperamos que toda esta información de interés que hace a la cultura turística y que permite descubrir muchos datos de interés sobre nuestra cultura y monumentos históricos, nos hace reconocer que los monumentos en Orihuela siempre llevan un cargo de cultura e historia encima íntimamente relacionados con la historia de nuestra ciudad, y nos sirven para conocerlos y desarrollar nuestra identidad cultural.

Contacto

Estos son los datos de contacto de Ntra. Sra. Virgen de Monserrate / Monumentos Orihuela para que puedas hacer tu reserva o consultar lo que necesites.

Dirección: Iglesia de Monserrate, Calle de Santiago, 26, 03300 Orihuela, España

822Visitas

Mapa

Características

  • Monumento

Otras ofertas

Otros sitios y alternativas Costasur

Páginas similares en otros destinos
Otras páginas en este destino
Servicios disponibles en este destino